jueves, junio 22, 2006

No traigas recuerdos viejos que se
envejece mi alma
Tráeme la madurez de tus manos desoladas.
No traigas a mi
memoria la juventud ya pasada…
Tráeme la dulzura de tus ojos de
mañana.



Tómate muy poco tiempo para desnudar mi alma,
La vida hoy no da tregua…la
muerte desliza en aguas…
Los sueños que tengo ganas.
Por eso…no agotes mis
esperanzas; agótame los dolores,
Vacíame los sinsabores, lléname la
desconfianza.
De aquellas sierras lejanas, de aquel mar sin
alegrías…
Tráeme aguas muy claras para lavar mis heridas…
No me traigas
fantasías…todo el cielo, el mar, el sol…
Dame tan sólo el amor que sólo así
me das la calma.



Por eso…no traigas recuerdos viejos que se envejece mi
alma…
No tenemos mucho tiempo, la muerte le cede el paso a la muerte en
madrugada…
Déjame devolverte al menos la esperanza de un
mañana.

ANDREA.

2 comentarios:

GUERRERA ESPECTRAL dijo...

Amiga, es un gusto innaugurar los comentarios en tu blog. Te deseo mucha suerte y ojalá te ofrezca maravillosas sensaciones como a mi.
Te regalo esta hermosa frase que revela nuestra amistad.

"Preferid, entre los amigos, no sólo a aquellos que se entristecen con la noticia de cualquier desventura vuestra, sino más aún a los que en vuestra prosperidad no os envidian" SOCRATES

Un beso.....Volveré

tormenta del mar dijo...

Amiga,gracias por estar ahí! Por ayudarme a entrar en este mundo de sueños.
Donde podemos mostrar una arísta del alma,algunas de nuestras sombras, tal vez dejar ver las heridas que nos dejó algún amor...

un abrazo!!